5 tips para iniciarte en la comida saludable

Comer sano no es fácil.

Si a esto le sumás la información contradictoria que recibís a diario (unos dicen que esto es sano, otros que no, aquello que era comida nutritiva hoy es malísimo…) es lógico que no sepas que comer.

A pesar de todo, sí es cierto que realizando pequeños cambios en tu dieta semanal tenés bastantes garantías de comer sano y equilibrado sin grandes esfuerzos.

Por eso, si querés empezar a cuidarte y comer sano todos los días pero no sabes cómo, acá tenés 5 consejos que eliminarán tus dudas y te ayudarán a conseguirlo:

 

1. Que las frutas y verduras sean la base

La base de tu alimentación ttienen que ser frutas, verduras y hortalizas, las cuales te aportan la misma fibra y energía que muchos granos enteros con el extra de tener muchas más vitaminas.

 

2. Apostá por las grasas buenas

Elegí aceite de oliva para cocinar junto con alimentos ricos en grasas saludables.

¿Qué alimentos son ricos en grasas saludables? Los frutos secos, la palta y el pescado.

Por contra, alejate de grasas vegetales refinadas (girasol, maíz…) presentes en la mayoría de alimentos procesados

3. Empezá el día con un desayuno saludable

¡Basta de azúcar! Educá a tu paladar al sabor del café y la leche y no a ese terrible dulzor innecesario que tomás cada mañana. Al principio lo vas a sentir raro, pero en unos días, cuando tu paladar se acostumbre vas a amar el sabor de tu nuevo desayuno.

4. Deja de ser carnívoro

Lo ideal es comer más pescado que carne, eligiendo pescados blancos de proximidad y azules de pequeño tamaño, esto es así porque tienen menos metales pesados que los grandes.

Por último potencia las legumbres (lentejas, garbanzos, soja…) como fuente de proteínas 2 veces por semana al principio. Con el tiempo lo ideal es llegar a 4 veces por semana.

5. Para tomar: Agua

No hay bebida más saludable que el agua ya que, por mucho que nos empeñemos las gaseosas están llenas de azúcar y sus versiones light de edulcorantes (que en tu organismo se comportan igual que el azúcar).

Tampoco tenés excusa para la cervecita o la copa de vino diaria. El alcohol “con moderación” no deja de ser alcohol.

Chatea con nosotros