Energía Vital

Nuestros pensamientos agotan nuestra energía vital

Pensaríamos que lo que más nos agota es practicar ejercicio o nuestras largas jornadas de trabajo. Sin embargo, nunca tenemos presente algo tan importante y que acaba con nuestra energía vital, nuestros pensamientos.

Nuestra mente requiere de mucha glucosa y energía para procesar toda la información que consumimos, y cada día estamos más sometidos a un exceso de ésta.

La realidad actual

Los actuales trabajos no se volvieron más exigentes necesariamente. Al contrario, cada vez están más automatizados y requieren de menos esfuerzo físico. Sin embargo, la información que consumimos por medio de la tecnología, la responsabilidad en ellos y el manejo de datos es cada vez es mayor. Esta elevada actividad mental hace que requiramos un extra de energía.

Además, nuestros descansos son viendo las redes sociales, nuestro ocio consiste en ver películas y series en Netflix y nuestros libros actuales son youtube e internet en general. Esto hace que aún más información sature nuestra mente.

Pero no termina acá. Hay que sumarle el ritmo de vida en el que vivimos, la mala gestión emocional que tenemos debido al poco entrenamiento de nuestra inteligencia emocional y la poca práctica espiritual, se convierte en un coctel perfecto para el colapso y el agotamiento.

La solución mágica

Calmar nuestra mente, aquietar nuestros pensamientos y bajar un cambio en cuanto a lo mental se refiere, es la solución mágica para no solo conservar nuestra energía vital, sino para elevarla. Para ello tenemos que entrenar nuestra mente y una de las mejores formas es mediante la meditación.

Pensar constantemente en los posibles problemas hace que nos olvidemos del presente y que deambulemos entre la depresión (pasado) y ansiedad (futuro).

Calmá tu mente y tus pensamientos y ahorra energía vital que es muy necesaria para el resto de áreas de la salud y de tu vida

Chatea con nosotros