¡Calculá cuántas calorías necesitas!

Planificar las comidas es muy importante para poder seguir una buena alimentación. Si no las planificamos, después compramos a ojo lo que necesitamos y terminamos comprando cosas innecesarias.

¿Por qué es bueno planificar las comidas? Porque nos volvemos más resolutivos y eficientes a la hora de preparar las comidas y a la hora de hacer las compras. Cuando te plantees un cambio de este tipo, tenés que pensar que no hace falta que siempre lo hagas todo bien y estrictamente. Proponete objetivos fáciles y poco a poco, a medida que los vayas consiguiendo, los vas aumentando. Por ejemplo: esta semana solo tomá agua en lugar de gaseosas.

 

Empezá eligiendo la temática de cada día de la semana

Por ejemplo: el lunes legumbres, el martes carbohidratos, el miércoles verdura… Elegí también qué días vas a comer carne, pescado, huevos o proteína vegetal.

Qué recetas vas a preparar

Elegí las que más se adapten a tus necesidades: más rápidas y fáciles en días de menos tiempo y más elaboradas en días que tengas más tiempo. Podés buscar inspiración por internet.

Revisa tu heladera y anota todos los ingredientes que vas a necesitar para preparar la lista de las compras

Hacela una vez hayas hecho el plan para comprar solo lo que realmente necesitás. Retirá o escondé los alimentos que no sean tan sanos para que no sean tan tentadores.

Organizá qué días vas a cocinar prepará algunas comidas para adelantar tiempo

Por ejemplo, si tenés libre los domingos, aprovechá este día para avanzar el máximo de comidas posibles para la semana. Tener una buena organización semanal te va a permitir ahorrar plata y tiempo. 

Chatea con nosotros